Subtitulado: Antología del horror extremo
Es muy probable que la literatura nunca haya registrado tantas efusiones de sangre, semen, babas y demás fluidos como algunas páginas firmadas recientemente por jóvenes escritores italianos. Violencia, sexo y drogas narradas llanamente como experiencias exacerbadas y cotidianas, sin justificaciones sociológicas ni trasfondos psicológicos, son elementos comunes a una serie de relatos que esta antología ha marcado con la etiqueta de «juventud caníbal».
Índice de contenidos:
Nochecita (Seratina), 1996, Juan Vivanco
Y Roma llora (E Roma piange), 1996, Aldo Nove
El mundo del amor (Il mondo dell’amore), 1996, Daniele Luttazzi
Caperucita splatter (Cappuccetto splatter), 1996, Andrea G. Pinketts
Diamonds are for never (Diamonds are for never), 1996, Massimiliano Governi
Diario en verano (Diario in estate), 1996, Matteo Curtoni
Trencitas rubias (Treccine bionde), 1996, Matteo Galiazzo
Cosas que yo no sé (Cose che io non so), 1996, Stefano Massaron
El ruido (Il rumore), 1996, Paolo Caredda
Día de paga en la calle Ferretto (Giorno di paga in via Ferretto), 1996, Daniele Brolli
Los cuentos cambian (Le favole cambiano), 1996, Luisa Brancaccio | Niccolò Ammaniti
d desbocada que amenaza no sólo su salud sino directamente su vida.
Inspirada en la experiencia autobiográfica de la autora, cuyo hermano mayor padeció una obesidad que le provocó un fatal ataque al corazón, esta novela es una sátira feroz de las «familias felices» y de una sociedad desquiciada, que se obsesiona con el culto al cuerpo y al mismo tiempo publicita y consume toneladas de comida basura. Pero es también una indagación en las complicadas relaciones entre hermanos, en el complejo de culpa y la necesidad de redención, en la lucha por salvar de la autodestrucción a las personas a las que queremos y a nosotros mismos.


Este es un buen libro para tenerlo, es importante comprar aquellos libros que te gusten y que te puedas permitir, ya sean en formato físico o digital. No obstante, la falta de dinero no debería ser un obstáculo para la formación de las personas. Por lo tanto, este libro y todos los del blog, alguna vez se los vio pasar encima de una mula, quizás puedas tomarlo prestado... Sr. Strange

Leave a Reply